EFE

Al menos ocho personas han muerto y otra está desaparecida en Filipinas por inundaciones y desprendimientos de tierra causados por la tormenta tropical Krovanh, que golpeó el archipiélago el pasado fin de semana.

Según indicó este lunes el Centro Nacional de Prevención de Desastres, dos personas murieron en la provincia de Visayas Oriental, una en la región de Davao y cinco en la región de Caraga, y al menos 36.000 personas se vieron afectadas por el temporal.

Además, las autoridades señalaron que la tormenta tropical ha causado daños en infraestructuras por valor de 110,4 millones de pesos (2,3 millones de dólares o 1,9 millones de euros), ha destruido al menos 65 viviendas y ha dañado otras 23.

Krovanh abandonó este domingo el archipiélago debilitado, con vientos de 55 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 70, después de golpear varias islas desde la tarde del viernes.

Un promedio de 20 tifones y tormentas tropicales azotan Filipinas cada año.

El más destructivo fue el supertifón Haiyan, que en noviembre de 2013 a su paso por las islas de Samar y Leyte, causó unos 7.000 muertos y dejó a 200.000 familias sin hogar. Haiyan golpeó con vientos de hasta 230 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 315 kilómetros por hora. EFE

Deja un comentario