Durante la tarde del 17 de julio una familia fue sorprendida por la tragedia, los hechos que fueron narrados por ellos mismos han dejado una honda huella en su percepción de la justicia, de acuerdo a sus palabras José Luis Barrios Castro de apenas 14 años de edad se encontraba jugando con otros menores de edad por una bodega del sector El Anteojo, en Monte Carmelo, perteneciente al estado Trujillo, alrededor de las 6:30 pm cuando lo impensable ocurrió.

Según los testigos funcionarios de la FAPET llegaron al lugar a bordo de varias motocicletas y sin un motivo aparente, ni aviso de alto comenzaron una ráfaga de disparos, presa del temor todos salieron corriendo y Barrios ingresó a una vivienda para resguardarse, pero fue en vano, un proyectil le perforó el estómago, haciéndolo caer al suelo seriamente herido, los uniformados de inmediato dijeron que se llevarían al adolescente para prestarle los primeros auxilios, pero los familiares presumen que lo dejaron morir, que dieron vueltas en el vehículo oficial para que se desangrara.

Estas declaraciones las hicieron en plenas instalaciones de la morgue del Hospital Universitario Dr. Pedro Emilio Carrillo de la ciudad de Valera, por su parte la FAPET asegura que fue un enfrentamiento, ya que el agresor de 25 años de edad, que fue identificado como Luis Rivas tenía una herida de bala en la parte posterior de la rodilla izquierda.

Un manto de misterio cubre la muerte de este menor, las autoridades no informaron y hasta ahora no se maneja la existencia de una denuncia por parte de los familiares del fallecido, se espera que se pueda investigar este caso para darle claridad a los acontecimientos.

Deja un comentario