La segunda procesión mariana mas grande del mundo vivió su primera peregrinación virtual luego de tomar la decisión de cancelar cualquier reunión o concentración de personas para evitar la propagación el covid-19.

El pueblo de santa Rosa permaneció cerrado con cordones de seguridad evitando la llegada de cualquier feligrense quienes tuvieron la oportunidad de acompañar a la virgen en su día de manera virtual y a través de los canales regionales.

A pesar de ser un día no laborable en la región, desde muy temprano los barquisimetanos salieron a sus trabajos y las calles se mantuvieron en completa normalidad.

Deja un comentario