Agencia EFE

El derbi londinense entre Tottenham y Fulham, previsto este miércoles y correspondiente a la 16ª fecha del campeonato inglés, fue aplazado ‘sine die’ por casos de covid-19 a menos de tres horas de su inicio, anunció la Premier League.

La Premier tomó esta decisión a petición del Fulham, que sufrió «un aumento significativo de casos positivos en el nuevo coronavirus, así como un cierto número de jugadores con síntomas», este miércoles, anunció la instancia en un comunicado.

Se trata del tercer partido aplazado esta temporada en Inglaterra tras el Newcastle-Aston Villa a comienzos de diciembre y el Everton-Manchester City el lunes.

A pesar del creciente número de casos positivos en la máxima categoría inglesa, la Premier afirmó su voluntad de continuar con la competición.

«Con un bajo número de casos positivos en la abrumadora mayoría de los clubes, la Premier League prosigue teniendo plena confianza en sus protocolos contra el covid-19 y en poder seguir jugando nuestros partidos como estaba programado», indicó.

Amargo empate de Liverpool

Un año tan raro como ha sido este 2020 no podría tener un broche más a la altura en la Premier League. Newcastle y Liverpool eran los encargados de echarle el telón al fútbol inglés, y la competición del fútbol ofensivo y el ida y vuelta constante acabó con empate sin goles (0-0). Que por si fuera poco, supone el primer partido de esta Premier en el que el Liverpool se queda sin marcar. Además, el Newcastle, que había encajado en 13 de los partidos que había jugado, consiguió su segunda portería a cero.

Y si no hubo goles en el partido no fue por la falta de ocasiones. Newcastle, y sobre todo Liverpool, dispusieron de acciones muy claras para marcar el gol del triunfo. Pero, tanto Alisson como Darlow estuvieron soberbios en sus respectivas porterías. El brasileño sacó un cabezazo espectacular a Schar, mientras que el inglés sacó hasta tres manos a manos.

El partido comenzó con un Newcastle presionando muy arriba, impidiendo la salida desde atrás del Liverpool. Gracias a ello, las primeras llegadas con cierto peligro fueron para los locales, y Wilson en el 13′ pudo hacer el primero, pero su remate, desviado por un defensor, se fue rozando el palo. El susto pareció despertar al Liverpool, que comenzó a tener más balón. Eso, unido al cansancio, decanto el campo a favor de los reds. Poco a poco fueron merodeando el área de Darlow, hasta que a falta de 10 minutos para el descanso, Salah recibió un envío medido de Henderson y encaró en el mano a mano a Darlow, que sacó un brazo milagroso para evitar el gol. Y no fue la única clara para el líder en la primera mitad. En el descuento, un centro desde la esquina de Robertson fue cabeceado por Firmino, volviendo a hacer grande la figura de Darlow.

EFE

Deja un comentario