Elena González lleva casi todo el año 2020 cocinando en un fogón improvisado que su hijo elaboró con la estructura de una cocina dañada, dice que desde el mes de enero no le han dispensado los cilindros de gas doméstico, a pesar de tener una bombona de empresa privada y otra de gas comunal.

Cómo Elena, cientos de boconeses han visto en los fogones la mejor opción para cocinar alimentos, motivado a la escasez de gas. Para algunos la situación ha sido más crítica debido al confinamiento y la cuarentena radical por la cuál atraviesa el país, pues al limitar salir de casa, se reducen las posibilidades de diligenciar la compra del producto.

Las lluvias caídas en el municipio durante los últimos días, ha generado que la leña esté mojada, lo que dificulta el encendido de los fogones y aumenta la cantidad de humo que emanan.

Hay otros más afortunados que poseen cocinas a gasoil y, a pesar que son más sencillas de utilizar, la limitante está reflejada en la escasez de este combustible, el cuál es vital para encender las hornillas de este equipo.
Las enfermedades respiratorias tampoco han estado ajenas a este inconveniente que parece no tener fin, pues un gran número de personas de padecen de gripe o asma al tener que inhalar el humo que emana tanto de los fogones como de las cocinas a gasoil.

Boconeses esperan que el gobierno regional y local realicen una jornada de venta de gas doméstico para solventar está problemática, a la cuál se le suma las fallas en El servicio de energía eléctrica y la pésima distribución de agua potable en algunas comunidades.

Deja un comentario