El estado Trujillo padece diariamente por la falta del servicio eléctrico, los llamados “bajones” y los apagones de al menos tres horas de duración golpean sin piedad, además de las faltas del servicio CANTV, esto mantiene a la población en un dilema constante, pero sin orden, cada 15 días la empresa Corpoelec renueva su cronograma de «administración de cargas», pero los horarios no se cumplen.

En municipios como Boconó la falta de electricidad ocurre a diestra y siniestra, afectando al comercio y a los aparatos eléctricos, pero ahora el nuevo plan estará vigente por lo menos hasta el 3 de agosto, pero «depende del comportamiento de la demanda» por lo que no hay certeza de cuánto tiempo dure o cuándo ocurra.

La carencia de una justificación válida para la población y ninguna medida para normalizar el sistema tienen a la población molesta, el presupuesto de las velas y pilas de las linternas para sobrevivir a los apagones ya son un lujo dentro de los costos de la cesta básica y la avería de muchos electrodomésticos escapa del bolsillo de los trujillanos.

Deja un comentario