El juzgado Quinto de Control del estado Zulia privó de libertad al jurista Gerardo Ramírez y ordenó su reclusión en los calabozos del Comando Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional Bolivariana (CONAS), en Maracaibo. El Colegio de Abogados, a través de su directiva Mario Torres y Ricardo Hómez, gestionan su libertad.

La detención la practicaron, el pasado sábado, los funcionarios del CONAS. Dos días después, el abogado es presentado ante el tribunal por el delito de instigación al odio, extorsión y resistencia a la autoridad. Presentaron cómo alegatos unos mensajes que publicó Ramírez en sus redes sociales.

Seguidamente, el juez ordenó su privativa de libertad, detalló un colega.

Una docena de abogados considera que la detención de Ramírez no cuenta con los fundamentos legales para privarlo de su libertad. «El delito de odio es un cargo inconstitucional, ya que dicho tipo penal fue sancionado por la Asamblea Nacional Constituyente, vulnerando el principio de reserva legal, la máxima taxitividad, el respeto histórico por lo prohibido, el principio de lesividad u ofensividad, entre otros. Lo que hace ilegal ese cargo», acotó un penalistas.

Deja un comentario