Todos hemos vivido alguna vez una ruptura amorosa, pero lo peor del caso es que no solo queda el dolor emocional, sino también físico. Tal vez perdiste el apetito, tenías dolores de cabeza, dolores estomacales o debilidad en el cuerpo. 

Sin embargo, en algunos casos puede ser tan intenso el terminar con la pareja que podría llegar a enfermarnos.

¿Por qué nos enfermamos al terminar con la pareja?

Tener el corazón ‘roto’ tiene repercusiones a nivel físico, de acuerdo con Georgina Martínez, especialista en medicina interna.

“Cuando terminas una relación tiendes a centrarte en pensamientos. Le das vueltas una y otra vez a todo lo que hiciste bien y mal o qué hubiera pasado si tú y tu pareja siguieran juntos.  Esto sucede porque el cerebro y el corazón están conectados, tanto hormonalmente como en forma nerviosa. 

“Después de vivir emociones de tristeza y pérdida (duelo) el cuerpo segrega más sustancias como la adrenalina (epinefrina) y cortisol (cuando hay mucho estrés). A largo plazo, tener esa hormona a niveles altos te causa efectos físicos en el cuerpo porque está diseñada para actuar en ciertos momentos, pero eventualmente ese estrés continuo, ese sufrimiento, ese estresor mental te cambia muchas áreas del metabolismo del cuerpo”. 

Los dolores musculares tienen razón de ser debido a que al estar triste el aspecto nervioso se ve afectado y pone rígido gran parte del cuerpo.

Investigadores de la Universidad de Utah, Estados Unidos, sostienen que una ruptura aumenta hasta en un 20 por ciento el riesgo de padecer un infarto.

A lo anterior hay que sumar la conclusión a la que llegaron investigadores del Instituto de Investigación de Medicina del Comportamiento de la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos, respecto a que afecta al sistema inmune, lo que implica que nos enfermemos con mayor frecuencia.

Por su parte, científicos de la Universidad de Chicago afirman que las personas que atraviesan por una separación, son propensas a presentar altos niveles de estrés e insomnio.

Enfermedades por una ruptura amorosa

La experta menciona que a nivel cardiaco hay estudios que abordan los efectos en el corazón luego de acabar una relación sentimental. Uno de los que menciona es el que tiene que ver con el Síndrome de Takotsubo.

Este síndrome es una miocardiopatía inducida por estrés en la que hay un repentino debilitamiento temporal del miocardio. Por lo general, suele ser desencadenado por situaciones de gran impacto emocional como la muerte de un ser querido o el fin de una relación amorosa. El dolor torácico es una de las señales comunes en esta enfermedad, que fue descrita por primera vez en la década de los años noventa en Japón.

“Es un síndrome raro que casi nadie conoce, que conocen más bien los cardiólogos y nosotros los que vemos esos pacientes en el hospital. Aparece tras la evaluación de un ecocardiograma, que es fundamental para el diagnóstico.

«En muchos casos se puede manifestar una arritmia (el corazón se acelera)  y sentir la falta de aire», señaló.

Aumento o pérdida de peso

Muchas personas aseguran que pierden el apetito y otras por el contrario, lo aumentan. Esto se debe en gran medida al estrés que impacta directamente en las células las cuales se vuelven menos sensibles a la insulina y el cuerpo recibe una acumulación de grasa.

Problemas en la piel

El estrés que nos provoca una ruptura con la pareja , provoca que la piel se vea seriamente afectada en cuestión de acné, dermatitis o bien, pérdida de cabello. Y por si esto no fuera poco también se suman estos síntomas:

-Taquicardia

-Dolor en el pecho 

-Fatiga 

-Asma

-Diarrea 

-Eczema y otras afecciones en la piel 

-Falta de sueño

-Agotamiento físico

-Falta de apetito, por el contrario, un apetito voraz, en especial por alimentos que entienden van a calmar su ansiedad 

-Espasmos musculares

«El cuerpo es sabio y las emociones están conectadas a nivel físico. Por eso es importante que la persona que está atravesando por una ruptura amorosa se desahogue, exprese sus sentimientos y cuente con una red de apoyo. 

«También es importante que no se ‘castiguen’ y no coman, no salgan, no tengan ganas de hacer nada. Es importante poco a poco retomar las rutinas diarias y de esta manera los dolores físicos desaparecerán. Por algo el dicho: «el tiempo lo cura todo»», finalizó la Martínez.

En casos en los que la persona está sumida en depresión por más de dos semanas, es importante apoyarla con un especialista para que determine el tratamiento a seguir.  ¡Cuidar tu salud emocional es clave para tu salud física!

Fuente: Salud180.com.-

Deja un comentario