La jornada NBA ha estado marcada por el asalto al Congreso de los Estados Unidos por parte de una muchedumbre de seguidores del presidente en funciones, Donald Trump. Aunque todos los encuentros se han disputado, ha habido momentos en los que no ha estado claro. En el Heat-Celtic varios jugadores de ambos equipos se han reunido en el vestuario local antes del encuentro para acordar una respuesta conjunta, con la posibilidad de no jugar sobre la mesa. Finalmente, sí han saltado a la pista, aunque se han arrodillado durante el himno (algo que ha ocurrido en otros partidos) y han emitido una declaración conjunta:

«2021 es un año nuevo, pero algunas cosas no han cambiado. Jugamos el partido de esta noche con el corazón apesadumbrado después de la decisión de ayer en Kenosha, y sabiendo que los manifestantes en la capital de nuestra nación son tratados de manera diferente por los líderes políticos dependiendo de qué lado estén en ciertos temas. La drástica diferencia entre la forma en que se trató a los manifestantes en la primavera y el verano pasados y el aliento que se les dio a los manifestantes de hoy que actuaron ilegalmente muestra cuánto trabajo tenemos aún por delante. Hemos decidido jugar el partido de esta noche para traer alegría a la vida de las personas. Pero no debemos olvidar las injusticias en nuestra sociedad, y continuaremos usando nuestras voces y nuestra plataforma para resaltar estos problemas y hacer todo lo posible para trabajar por unos Estados Unidos más igualitarios y justos. #BLACKLIVESSTILLMATTER».

Ver vídeo / El gesto de los jugadores de Celtics y Heat contra el asalto al Congreso de Estados Unidos

Como se puede leer estas dos acciones no han estado motivadas únicamente por lo acaecido en Washington. En el día de ayer se conoció que el policía acusado de matar de varios disparos a Jakob Blake este verano en las protestas raciales en Kenosha, Wisconsin, quedaba en libertad sin cargos. Aquel suceso estuvo a punto de suspender la pasada temporada en la NBAcuando prácticamente todos los jugadores presentes en la burbuja de Orlando decidieron dejar de jugar como protesta por una nueva acción de brutalidad policial hacia la comunidad afroamericana, todo dentro del movimiento #blacklivesmatter. En aquella ocasión el Bucks-Magic, primer partido que tenía que disputarse después de lo sucedido, no se jugó. Precisamente los jugadores y cuerpo técnico de los Bucks, junto a los Pistons, han sido otros de los que se han arrodillado como muestra de protesta. En su caso lo han hecho después del salto inicial.

Entre las muchas reacciones de los jugadores de la NBA ha llamado la atención la de Stephen Curry, que ha respondido al presidente Trump en Twitter, recuperando un tuit suyo de julio de este año: «Los anarquistas, agitadores o manifestantes que destrocen o dañen nuestro tribunal federal en Portland, o cualquier edificio federal en cualquiera de nuestras ciudades o estados, serán procesados en virtud de nuestra recientemente promulgada Ley de Estatuas y Monumentos. MÍNIMO DIEZ AÑOS DE PRISIÓN. ¡No lo hagas!». Eso es lo que puso en su día Trump y esto lo que le ha contestado ahora Curry: «Hay literalmente un tweet para todo. Hoy te ha comido la lengua el gato, ¿eh?».

El Clippers-Warriors también ha vivido la interpretación del himno con todos los jugadores arrodillados, mientras que en Phoenix los jugadores de los Suns y los Raptors han formado un círculo en mitad de la cancha cruzando los brazos unos con otros. Una de las grandes quejas en las últimas horas se debe a la diferencia de trato de la policía entre lo que se ha visto en el Congreso y lo que ocurrió durante las manifestaciones de primavera y verano. Entonces, las fuerzas de seguridad cargaron con contundencia hasta el punto de provocar heridos e incluso algún muerto (como Jakob Blake). Unas escenas que distan mucho de lo visto ayer en Washington, cuando un dispositivo claramente insuficiente no impidió que más de un centenar de personas asaltaran la sede del poder legislativo del país, dejando algunas imágenes grotescas de policías haciéndose selfies con ellos.

Ver vídeo / Roza los 20 millones de visitas e indigna al mundo: vean a este policía con los asaltantes

Varios entrenadores de la NBA han dejado clara su postura sobre todo lo sucedido en las últimas horas. Entre ellos Doc Rivers, técnico de los Philadelphia 76ers, que fue una de las voces más importantes de la liga durante las protestas en Disney World: «Cuando veías las protestas en verano y todos los disturbios se veía casi más a la policía, la guardia nacional y el ejército. Y luego ocurre esto y no se ve a nadie. Básicamente demuestra hasta qué punto algunos tienen una vida privilegiada de muchas maneras. Lo diré porque no creo que mucha gente quiera hacerlo, ¿te imaginas hoy si todos fueran negros asaltando el Capitolio qué hubiera pasado?».

Cortesía Diario AS

Deja un comentario